domingo, agosto 20, 2017

BACHELET (NI POR LA PRENSA).



La noticia que el informe de productividad que acompaña a la tardía reforma previsional del gobierno prevé que el alza prevista de 5% de las cotizaciones puede significar una pérdida de hasta 394.000 empleos y una rebaja en el sueldo líquido cercana al 3%, se tomó la agenda. En una entrevista radial se consultó sobre esto a la Presidenta Michelle Bachelet, quien sorprendió al decir que “desconozco esos estudios, cuán serios son. Hoy día no tuve tiempo para leer el diario y no conozco el estudio en general”.
La Mandataria no solo desconocía el informe, que acompaña un proyecto de ley suyo, y puso en duda su seriedad, sino que ni siquiera se enteró por la prensa, como al menos ha sucedido con otros temas. Otras autoridades salieron en su auxilio y dijeron que si bien ella no tuvo acceso al informe, lo conocía en “su alma”. ¿Cómo hace una persona para desconocer en general un informe, pero a la vez conocer su alma? Difícil precisarlo.
Lo cierto es que desconocía totalmente las consecuencias de la reforma que se enviaba al Congreso. Pero eso tiene una explicación: simplemente porque no importan. ¿Cómo es eso posible? Porque se persiguen dos objetivos que las hacen secundarias. Por un lado, obtener un impacto político de cara a las elecciones al “sacar a la derecha al pizarrón”. Y que esto enturbie más el ambiente económico y social no es relevante; sí lo es aferrarse al poder. Por otro, hacer las reformas solo por darse la satisfacción ideológica de haberlas impulsado como legado político, sin que cuenten los detalles ni los costos de hacerlas, como sucedió con los cambios a la legislación laboral, tributaria y educacional. El fin es dejar el país más a la izquierda, lo que se piensa irreversible, y eso sí que se ve como un logro.
Pero hubo otra cosa sorprendente en la entrevista radial, ya que la Presidenta comparó su gobierno con el anterior del expresidente Sebastián Piñera, sentenciando que “cuando yo comparo lo que hemos hecho nosotros versus lo que él hizo en esas mismas áreas, nosotros lo hemos hecho mucho mejor”. Una desconexión total con la realidad, negándose a reconocer las derivaciones negativas que muchas de las políticas que ha emprendido han tenido sobre la inversión, que ha bajado persistentemente en los últimos cuatro años, el empleo real (los que más se crean son trabajos por “cuenta propia” o en servicios públicos) y el crecimiento económico. No en vano su aprobación como mandataria se ha desplomado, según todos los sondeos.
La pretensión de la Presidenta de haber tenido una mejor gestión será sometida a fines de año a un “test de audiencia”. Al comenzar su gobierno nadie pronosticaba que su antecesor sería su sucesor, como ahora sugieren las encuestas. Si acontece, habrá una sola causa y no es otra que el pobre desempeño de su administración. Ella podrá sostener lo que quiera, pero el público será el que decida.
Axel Buchheister.

miércoles, agosto 16, 2017

GUERRA EN EL FRENTE AMPLIO.


En una verdadera teleserie se ha convertido la batalla por la lista parlamentaria del Frente Amplio en el distrito 10, que abarca las comunas de Santiago, Providencia, Ñuñoa, Macul, San Joaquín y La Granja. La importancia política de algunas de las principales comunas del país y la gran diversidad social de un electorado que supera el millón de personas hacen que la batalla en este distrito sea de especial importancia para las elecciones de noviembre.
Adicionalmente, el distrito se ha convertido en el principal dolor de cabeza para la mesa electoral del Frente Amplio. El interés de postular en estas comunas por parte de Alberto Mayol, ex precandidato presidencial de la coalición de extrema izquierda, tensionó aún más la competencia en una zona donde también correrán Giorgio Jackson y Francisco Figueroa, entre otros fundadores del conglomerado. Levantar una alternativa a la izquierda estudiantil que pretende hacerse fuerte en esas comunas es, precisamente, una de las cosas que me motivó a competir como candidato a diputado por la centroderecha en este distrito.
En el Frente Amplio, el punto de quiebre fueron los mensajes en que Mayol denunciaba una operación política en su contra. Además, afirmó en un audio –que él mismo filtró- que “si quieren guerra, van a tener guerra”, un mensaje cuyo principal destinatario era Jackson. En respuesta, la mesa electoral del conglomerado de Beatriz Sánchez decidió bajar la candidatura de Mayol por el distrito y por cualquier otro, calificando los mensajes como “la gota que rebalsó el vaso”.
Sin intención de interferir en los procesos electorales de otras coaliciones, lo sucedido en el Frente Amplio durante estas semanas permite realizar algunas reflexiones interesantes para nuestro panorama político.
Primero, que por la boca muere el pez. Alguien podría sostener –con argumentos y un buen número de ejemplos- que todas las coaliciones se enfrentan a tensiones como éstas y han tenido iguales o peores formas de resolver sus conflictos. Sin embargo, lo llamativo del Frente Amplio es que les ocurra precisamente a ellos, a quienes se han subido solos a un pedestal de superioridad moral desde el cual han pontificado a diestra y siniestra sobre cómo hacer la nueva política. Las filtraciones de audios, el manejo de la prensa o incluso la notificación hecha por algunos voceros del Frente Amplio durante la madrugada del martes, en la casa de Mayol, son más propios de un capítulo de House of Cards que del guión de La Novicia Rebelde.
En segundo lugar, lo sucedido con Mayol permite suponer que nuevamente Giorgio Jackson “competirá” protegido en su distrito, sin competencia real. Si en 2013 la Nueva Mayoría bajó sus candidatos para blindar el triunfo del ex dirigente estudiantil, hoy la propia coalición de Jackson veta la candidatura de Mayol, el único que podía hacer sombra a su liderazgo y competir realmente por el primer lugar de su lista.
Por último, esto contrasta con la lista única parlamentaria que presentará Chile Vamos para las elecciones de noviembre. El acuerdo de los partidos de centroderecha y la intervención del ex Presidente Piñera sellaron una lista que esperamos sea competitiva para conseguir un Congreso que viabilice las profundas transformaciones que deberá realizar el próximo Gobierno. A prepararnos para competir entonces: sin blindajes, sin trampas, de acuerdo a las normas de la democracia.

Julio Isamit, coordinador político de Republicanos.

lunes, agosto 14, 2017

RINCÓN: ODA A LA INCOHERENCIA.


Algún día, la DC iba a pillarse los dedos por su acendrada incongruencia doctrinaria, la cual le había permitido desenvolverse, y hasta dominar, en el escenario político. El 29 de julio fue el día en que sus propias contradicciones y su arraigada conducta camaleónica la instalaron en una de las peores crisis de su existencia.
Ese día, la Junta Nacional aprobó un voto político sobre la lista parlamentaria que, automáticamente, permitió que el diputado Ricardo Rincón González (50) pudiese repostular, pese a los reparos del Tribuna Supremo del partido y de la contumaz oposición de la presidenta de la colectividad, la senadora Carolina Goic.
Todos los partidos, y no sólo la DC, están embarcados en una campaña para no postular a cargos públicos a militantes cuestionados. De hecho, la democracia cristiana quitó el apoyo al ex alcalde de Maipú, para las municipales de octubre de 2016, por estar involucrado en el ‘caso basura’.
El actual diputado por una circunscripción del norte de O’Higgins,  en 2003 fue denunciado a la Justicia  por su entonces pareja, Carolina Hidalgo, de haberla golpeado. Como resultado, el tribunal lo sentenció a una terapia psicológica por seis meses, lo que Rincón no acató ni cumplió.
Más tarde, tras ser denunciado al Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM), hoy ministerio, dada su posición hizo gestiones para que su caso fuese eliminado de los registros. Tiempo después, reflejando las incongruencias de su partido, éste lo designó para la presidencia…¡de la Comisión de Familia” de la Cámara!
Más cerca de la farsantería y de los malos modales que de la simpatía, su puntaje en la entonces PAA le alcanzó apenas para ingresar a la fenecida Universidad Las Condes, iniciándose políticamente en la jefatura de gabinete de la Intendencia de O’Higgins.
Sería sobredimensionarlo atribuirle el ‘mérito’ de haber dado un duro golpe  a Goic. Él fue utilizado por las bases para desestabilizar a la senadora e infligirle un daño, porque la militancia populachera,  incluida la barra brava que estrenó el diputado en la Junta, nunca la quisieron como presidenta ni menos como candidata.
Quienes efectivamente hacen las campañas electorales en terreno son los alcaldes, concejales y parlamentarios, y resulta que muy pocos de ellos se movilizaron para apoyarla. La gente no la conoce y ello se evidencia en las encuestas.
La Junta, tensa y alborotada desde un principio, se preparó para dar batalla a Goic, respaldando a Rincón con la ayuda de su llorosa hermana, la liberal Ximena.
El 28 de enero de 2003, su ex pareja Carolina Hidalgo, estampó una denuncia por violencia intrafamiliar en el 16º Juzgado Civil de Santiago, donde expuso una serie de episodios que vivió junto a él durante casi tres años de convivencia.
En su relato, Carolina Hidalgo explica que durante la convivencia hubo “casos aislados de violencia intrafamiliar, consistentes en agresiones verbales  y de hecho”.
“En marzo de 2002, al no resultar electo como diputado, comenzó con agresiones verbales y físicas en contra de la demandante, lo que ella atribuyó a la frustración del denunciado. Luego descubrió que mantenía relaciones sentimentales con otras mujeres, las que introducía al hogar común”
En el libelo, Hidalgo cuenta que el 22 de julio de 2002 “ella salía del baño y cuando procedía a vestirse, llegó el denunciado, después de ausentarse por varios días del hogar, provocándose una discusión, en la cual agredió verbalmente a la denunciante y luego la agredió físicamente, dándole una golpiza, la tiró al suelo, la golpeó con los pies en todo el cuerpo y luego se sentó sobre ella y la golpeó repetidas veces con golpes de puño, especialmente en la nariz y mandíbula” para luego irse del hogar.
La Clínica Alemana de Santiago constató una fractura de nasal y contusiones múltiples en distintas partes del cuerpo.
El libelo cuestiona que Rincón se haya presentado como abogado, “profesión que no tiene, revelando ante el tribunal una conducta contraria a derecho y falta a la ética” y que varias de las declaraciones de testigos demostraran que Rincón “aparece estando presente en dos o más lugares a la vez”.
Frente a todo lo anterior, el Tribunal definió acoger la denuncia, sentenciando al diputado Rincón a seis meses de terapia sicológica en el Centro Comunitario Parque Hurtado, en Las Condes.
Este escándalo institucional, que derivó en la destitución de Rincón como candidato, sacó a luz en todo su esplendor la incongruencia histórica de la DC.  Lo más dramático para el partido es que dicho episodio se dio en plena campaña nacional en defensa de las mujeres y de repudio a la violencia intrafamiliar.

VoxPress.

sábado, agosto 12, 2017

VENEZUELA: EL PC, CONFECH Y FRENTE AMPLIO NO REPRESENTAN A CHILE.



La elección del domingo 30 de julio pasado en Venezuela y sus respectivos coletazos no han hecho más que confirmar como el gobierno de Maduro se terminó transformando en una dictadura represiva. A la detención de López y Ledezma, se suma ahora la confirmación de fraude electoral por parte de la empresa encargada del recuento de votos, al igual que en el plebiscito del ’80 en Chile, allá también hubo más votos que personas, típica práctica dictatorial sea de izquierda (Maduro) o derecha (Pinochet). El tema no es menor porque la empresa encargada, es la misma que ha supervisado todas las elecciones desde que Venezuela tiene voto electrónico y es la primera vez que confirma que hay a lo menos un millón de votos extras que nadie sabe de quién son.
No hay que ser experto para darse cuenta que la votación por la formación de la Asamblea Constituyente en Venezuela fue un fraude, desde aquella mañana en que Maduro muestra su carnet y dice que no está habilitado para votar, que todo intento por demostrar trasparencia se cayó a pedazos y desde esa hora en adelante que Caracas y sus alrededores han caído en la represión más profunda, si los muertos ya superan los 150, nada vaticina que las cifras se incrementen exponencialmente en el transcurso de los días.
Cabe destacar el repudio internacional que ha tenido este referéndum y el desconocimiento generalizado por parte de varios países, como Argentina, Perú, Brasil, Colombia, Canadá, Costa Rica, Chile, México, Panamá, Paraguay, Estados Unidos, Guatemala y la Unión Europea, todos ellos han sido críticos del proceso electoral. Algunos hasta han aplicado sanciones al régimen de Maduro.
Como es de esperar aquellos países seguidores de la corriente Chavista como Bolivia, Nicaragua y El Salvador han celebrado las elecciones; como también lo ha hecho, pero de manera más sutil Ecuador y Rusia. A ellos se suman los países dependientes de Venezuela por el acuerdo PetroCaribe quienes han optado por mantener silencio que a estas alturas debe ser asumido como cómplice, no sé si por convicción o conveniencia.
Pero en Chile ha pasado una situación bien particular y digna de analizar. El gobierno ha repudiado la elección, el congreso votó unánimemente un acuerdo para desconocer la Asamblea Constituyente (pese a que justo Guillier se ausentó de la sala en ese momento); sin embargo, el Partido Comunista -integrante del actual gobierno de Bachelet- apoya lo que ellos han definido como la “democracia” en Venezuela, lo mismo con el Frente Amplio, hoy tercera fuerza de cara a las próximas elecciones presidenciales y la Confech que representa a los alumnos de Universidad de Chile, la más antigua y tradicional de nuestro país. Confirmando ese compromiso instrumental de la izquierda con la democracia o, dicho de otra forma, la capacidad camaleónica del PC y su entorno de acomodarse a su verdad y no a la verdad
Y es aquí donde se produce la paradoja más tradicional en la historia chilena. El PC que vivió en carne propia la dictadura militar chilena, que sufrió detenciones arbitrarias -como las vividas por dirigentes venezolanos- y que vio como el año 1980 se votaba fraudulentamente por una Constitución que los proscribía, hoy defiende otra dictadura que cae en los mismos actos contra los Derechos Humanos. ¿En qué minuto una dictadura es buena y la otra no? ¿Es el hecho de que supuestamente Venezuela tenga “libertad de prensa” lo que la hace democrática?
Maduro recién el 1° de agosto advirtió que no tolerará campañas en contra de su gobierno por parte de los medios y tanto la Human Rights Watch y Reporteros Sin Fronteras han acusado a la dictadura venezolana de persecución a los diferentes medios de comunicación. La eliminación completa de la prensa es algo imposible en un mundo interconectado como el actual. No es comparable con la censura de la década del ’80 y, así y todo, aquellos que teníamos acceso a una radio de banda corta, escuchábamos en la noche la Radio Moscú, o escuchábamos la Cooperativa y Chilena; o leíamos Apsi, Análisis, Hoy y Mensaje (alternando entre cuál estaba censurada y cual no).
La postura de la izquierda chilena en este caso es impresentable, no solo internamente, sino en especial con el resto del mundo, y al igual como ellos criticaron, con justa razón, a los partidos de derecha que defendían el régimen pinochetista y valoraban los esfuerzos de la OEA y la ONU por sancionar la dictadura militar, hoy debieran abrir su margen de tolerancia para reconocer lo que a todas luces Venezuela vive y eso no los hará menos comunistas, solo más demócratas.
Todos aquellos que repudiamos y condenamos con vehemencia la dictadura en Chile, hoy también condenamos con la misma fuerza la tiranía de Maduro.
Dictadura es dictadura, independiente del color político, económico o religioso de quién la dirija y ante eso todo aquel que se considere demócrata debe actuar y levantar la voz.
Felipe Vergara.

jueves, agosto 10, 2017

PUNTA PEUCO Y LAS PRÓXIMAS ELECCIONES.



La pequeñez de algunos estrategas políticos de la Nueva Mayoría –de lo que queda de ella- está superándose a si misma.
En pasadas elecciones vimos temas nacionales divisivos que fueron levantados con el exclusivo propósito de exacerbar los conflictos entre sus oponentes, sin importar el daño que hicieran a la sociedad.
Últimamente hemos visto campañas mentirosas promovidas a través de canales de televisión que sobreviven gracias al avisaje fiscal; la del “resort” de Punta Peuco, en que el periodista que agitaba el tema ni siquiera había concurrido una vez al lugar y se limitaba a recalentar el mismo guiso que repite la prensa de oficina; otra, y una de las mas obscenas, la de las “pensiones millonarias” de las Fuerzas Armadas, en que presentan el 1,2% de las pensiones mas altas de ellas como si fueran lo que ganan todos, que el gobierno usa para escandalizar a la opinión pública y potenciar la “reforma de las pensiones” que se enviará al congreso la primera semana de agosto.
Mientras más se hunde el gobierno y más aparente es su desnudez y fracaso, más se acentúa el esfuerzo de sus líderes por “agudizar las contradicciones” entre los chilenos. Entrado el pánico, vuelven las viejas estrategias marxistas.
Todo por unos votitos mas. Todo por conservar el poder a como dé lugar. Todo por que “la derecha” no gane.
La última campaña es la amenaza de enviar a los presos políticos militares a la cárcel común. El mundo político de la izquierda, después de haber aceptado que irían a un recinto especial, ahora desconocen, una vez más, lo prometido a los militares. A los militares les han mentido con tal frecuencia e intensidad que a los políticos ya se les ha hecho un hábito, un mal hábito, un vicio.
Años de abusos de poder político, de prevaricación judicial y de prepotencia mediática; de amenazas e injurias que no pueden ser respondidas y la total ausencia de liderazgo ministerial han empujado a los militares retirados a ingresar a un mundo que repudian, la política. La Multigremial de las FFAA, Carabineros e Investigaciones en Retiro (Multigremial Facir) es su respuesta y la prueba de que se hizo necesario instalar un nuevo actor en la lucha por la dignidad militar.
Ante una sociedad que las estima, aprecia y honra, han faltado gobiernos que respalden y cuiden a las FFAA de Chile; el regreso de sus enemigos sociológicos de izquierda y la cobardía e impotencia de la derecha, han creado una situación de abuso y prepotencia de la cual todos nos arrepentiremos.
Con todas las diferencias que los miembros de las FFAA tienen con el ex Presidente Lagos, particularmente los que están en retiro y vivieron la Unidad Popular y la ofensiva comunista de la Rebelión Popular de Masas desde 1984, su solitaria perspectiva de estadista es un duro contraste con los mandatarios que lo precedieron y con los que lo siguieron.
Por otro lado, el cargo de Ministro de Defensa, cuoteado y usado como caja pagadora, pasto de maniobras electorales, al frente de un Ministerio con centenares de funcionarios carentes de toda calificación que vaya mas allá del carnet del partido o la relación familiar con algún individuo bien ubicado en la jerarquía partidista gubernamental, ha sido incapaz de cumplir su función dejando a la defensa entregada a su suerte, con subsecretarios expertos en ideologías y seminarios, sin capacidad técnica y sin condiciones personales para ejercer sus cargos.
Un ministro–espectador y crítico externo de lo que pasa; el amiguismo y el compadrazgo como criterio de selección de algunos mandos militares y el brutal desconocimiento de cómo hacer, implementar y evaluar una política pública ha dejado acumularse problemas, obsolescencias, fallas estructurales y orgánicas sin resolver oportuna y adecuadamente que han derivado en graves y muy feas malversaciones y abusos en algunas instancias militares, casos que se repiten sin que el gran responsable, el Ministro, de la cara y tome las medidas correctivas y punitivas del caso.
La Multigremial Facir es la reacción de legítima defensa propia, triste pero necesaria. Conozco a varios de sus miembros, son personas inteligentes y dedicadas, estudiosas y realistas, muchos chilenos se sorprenderán cuando incrementen su visibilidad política y social.
En Chile no hubo ni habrá “carapintadas”; no se conformarán carteles narco militares como el de “Los Soles” que administran la droga en Venezuela; Diosdados Cabellos o Carlos Prats; ni traidores cooptados como Milani de Argentina; hay y seguirá habiendo acción legal y abierta, es decir sólida y duradera, por lo que la creación de esta organización gremial importa un cambio cualitativo muy difícil de revertir, el genio salió de la botella.
La movida actual de “agitar” el tema Punta Peuco apunta a exacerbar las diferencias entre el candidato Piñera y los militares en retiro.
Por favor, aprendan y respeten: no basta agitar un trapo rojo para que los militares embistan ciegamente.
Es efectivo que existen profundas diferencias políticas y valóricas entre el candidato y los militares, también existe la dolorosa herida de la puñalada inolvidable, pero muy pocos militares ® votarían por la izquierda solo para repudiarlo y tampoco le harían el juego que intenta la Nueva Minoría. Por lo demás, hay otra opción: Kast.
Todo lo que la mayoría de los militares quieren es respeto, mando serio y competente, políticas públicas –defensa en este caso- eficaces y liderazgo real y efectivo.
Los militares de todo el mundo prefieren un comandante serio y exigente a uno que presume de buen amigo y compadre.
Preocúpense de sus propios votantes y no traten de introducir cuñas donde no hay espacio. Recuerden que quien siembra vientos cosecha tempestades.
Cuando se escucha música de violines, los militares sobran; cuando las multitudes corren por las calles, todos quisieran que fueran mas numerosos.

Fernando Thauby.

lunes, agosto 07, 2017

VENEZUELA EN LA MIRA.


La crisis institucional que aqueja a Venezuela es un llamado de atención para toda América Latina, y por qué no decirlo, para la civilización occidental. Hace tan solo 25 años se pensaba que las ideas de la libertad se expandirían sin contrapesos, tras la caída del Muro de Berlín y el colapso de los socialismos reales. Hoy vemos cómo el socialismo del siglo XXI, con fuerte connotación populista y dictatorial, se alza como una amenaza real para la democracia representativa y las libertades de las personas.
Los trágicos acontecimientos de los últimos meses -con violencia, muerte y abusos del poder- repercuten, se quiera o no, en la discusión política en Chile, en un año marcado por la elección presidencial y parlamentaria. Una mirada rápida del espectro político nacional deja en evidencia que hay varios conglomerados, más allá de su tamaño e importancia política, que abiertamente se dicen tributarios del proyecto chavista: promueven un crecimiento no controlado de poderes y facultades para el Estado, convirtiéndolo de golpe en el único motor político y social, coartando la capacidad creativa de la sociedad civil, y sometiendo la dignidad de la persona y sus derechos esenciales a criterios meramente político-partidistas del poder de turno.
Estos mismos grupos políticos, tanto al interior del gobierno como en la oposición de extrema izquierda, se niegan a reconocer la vulneración de libertades y derechos en Venezuela, y muestran una indiferencia total ante la compleja situación humanitaria, sanitaria y de seguridad del país latinoamericano. Mientras el mundo condena al régimen de Maduro, emiten comunicados que van desde un respaldo irrestricto al régimen y su actuar (Partido Comunista) hasta confusas declaraciones que no dejan claro si se condena o no la situación que afecta a los venezolanos (Revolución Democrática).
Esta actitud parece sacada del baúl de los recuerdos y es idéntica a la que en su momento tuvieron grupos que se ubicaban en la izquierda del espectro político nacional respecto a la Unión Soviética, la primavera de Praga, Hungría y Polonia. Es la misma actitud que se mantiene hasta hoy respecto de la dictadura de Cuba. Es un verdadero negacionismo, que desconoce la realidad, que desconoce la vulneración de derechos y atropello de las libertades de las personas.
¿Por qué está actitud? Es una suerte de nostalgia por el proyecto socialista, por la revolución que nunca fue y cuyo fracaso se manifestó en la estrepitosa caída del bloque soviético. Pero no es sólo esto: también es la consecuencia lógica de la ideología. El socialismo del siglo XXI utiliza consignas y lugares comunes, sin importar las estadísticas y estudios que desvirtúan las afirmaciones, pues lo único importante es mantener la unidad del discurso. Las cifras, estadísticas, los resultados empíricos y la experiencia sólo tienen valor si sirven para justificar el proyecto político.
La crisis venezolana es el epílogo del socialismo del siglo XXI: al igual que su antecedente inmediato, el socialismo real, este proyecto político se encuentra en colisión con las libertades y derechos de las personas, y aunque prometa el paraíso en la tierra, termina por convertirse en un verdadero infierno. Si es así, ¿por qué llegan a ser exitosos estos proyectos? Entre otras razones, por las fallas del régimen democrático o de algunos gobiernos, así como por una comunicación efectiva de las ideas populistas. La gran herramienta comunicacional de este proyecto es su carácter eminentemente emotivo, al que se orienta el discurso y la retórica empleada por sus partidarios, apelando directamente a las emociones.
Para salir de la crisis, Venezuela debe volver a poner a la persona en el centro de la actividad política, respetar irrestrictamente la vida, propiedad y libertad, fundar la institucionalidad democrática con una separación de las funciones al interior del Estado, y hacer prevalecer el imperio de ley por sobre la voluntad del gobernante.

viernes, agosto 04, 2017

FORO DE SAO PAULO: TRAICIÓN A CHILE.


No se trata de nacionalismo ni de patriotismo, sino tan sólo de exigir un mínimo de lealtad hacia la tierra en que se ha nacido.
La ideología de izquierda es comprobadamente internacionalista; en ella, la doctrina hace prevalecer el sentir político común por sobre el interés de la Patria a la que se pertenece.
La historia moderna está plagada de vivencias en que pueblos han perdido su identidad a la fuerza para ser aglutinados bajo el alero de una insignia común de la izquierda.
Entonces, poco o nada puede extrañar lo ocurrido en el Foro de Sao Paulo que se realizó en Managua, Nicaragua, y en el cual participaron dos delegaciones de partidos de Chile: el organismo tomó el acuerdo de respaldar oficialmente la demanda marítima de Bolivia en contra de nuestro país.
Los partidos nacionales asistentes, y que no se retiraron de la asamblea,  fueron Revolución Democrática, del diputado Giorgio Jackson, y PAIS, del senador Alejandro Navarro.
El Foro de Sao Paulo es una entidad que agrupa a toda la izquierda latinoamericana y que dicta pautas y entrega manuales de procedimientos a sus integrantes.  En su momento se dio a la tarea de instalar el socialismo en Chile, Argentina, Brasil, Uruguay y Ecuador y defender sin claudicar al chavismo venezolano; hoy lamenta la pérdida de dos de sus conquistas, Argentina y Brasil, y observa con inquietud el sombrío panorama que se le viene en Chile.
Creyó el Foro de Sao Paulo que ha llegado el minuto de apuntalar al camarada Evo Morales. Éste, acosado por una crisis económica y por su creciente impopularidad, corre el riesgo de perder su condición de Mandatario perenne, y una de las estrategias discurridas por la izquierda internacional para ayudarlo es respaldarlo mundialmente en su demanda marítima contra Chile.
Al tanto de lo que iba a ocurrir, hasta el PC se abstuvo de concurrir a Managua ni tampoco lo hizo el PS, asistente habitual a estas citas, junto a  delegaciones del MIR y el FMR. No es cómodo asumir para un régimen socialista –como el de la Nueva Mayoría– un golpe de esta envergadura: propinado por la misma izquierda.
En esta conspiración internacional ideológica anti-chilena, participación de dos partidos políticos que se  presentan con candidatos presidenciales y parlamentarios a las próximas elecciones: la RD del Frente Amplio y el PAIS, que participa activamente en las negociaciones de cupos legislativos de la Nueva Mayoría.
Revolución Democrática, generada en las violentas marchas estudiantiles y base del Frente Amplio, y el PAIS decididamente no están con la cusa de su país. Es decepcionante esta realidad, agravada por el incombustible Marco Enríquez (PRO), quien tras reunirse con Evo Morales le prometió tener un diálogo directo para buscar con él una salida al mar soberana para Bolivia.
Conscientes todos de que estos tres protagonistas provienen de una misma cuna ideológica, existe la remota esperanza de que en la izquierda criolla subsisten personas que sabrán distinguir la paja del trigo a la hora de votar.

VoxPress.cl

martes, agosto 01, 2017

VENEZUELA Y SU TRÁNSITO A LA DICTADURA.



El gobierno chileno debe ser más enérgico para denunciar esta deriva autoritaria, pues solo la acción internacional puede salvar al país del caos.

El régimen de Nicolás Maduro ha terminado por despojar lo poco que quedaba de la democracia venezolana, al llevar adelante la ilegal elección de una asamblea constituyente con el fin de dictar una nueva Constitución, desoyendo las advertencias de que con esa medida el país se encamina hacia una situación de impredecibles consecuencias. Este fraudulento proceso constituyente no es más que un burdo intento del chavismo por perpetuarse en el poder, y al desconocer la legítima autoridad de la Asamblea Nacional -controlada por la oposición tras las elecciones de 2015-, Maduro y su gobierno han derivado en un régimen dictatorial, lo que no solo para Venezuela sino para la región como un todo constituye un gigantesco fracaso.
La prueba más elocuente de este autoritarismo es la brutal represión que el régimen ha ejercido sobre los opositores y “disidentes”, lo que ha derivado en un cuadro de protestas y violencia generalizada que ha dejado más de un centenar de muertos. Todo ello en medio de un crítico cuadro social y económico, que se refleja en escasez de alimentos y medicinas, una economía en total desplome -el FMI estima que el PIB caerá 12% este año, algo de difícil precedente en el resto del mundo- y una hiperinflación que roza el 1.000% anual.
Es improbable que el país pueda salir por sus propios medios institucionales de esta crisis, pues el chavismo se ha encargado de cooptar todo el aparataje del Estado. Las elecciones generales deben realizarse el próximo año, pero han quedado en total entredicho con esta “asamblea”. Ante este cuadro, la respuesta enérgica de la comunidad internacional es la única línea que en estos momentos separa a Venezuela de caer en el caos total. Dicha reacción ha sido por largo tiempo tímida -en particular la OEA, incapaz de reunir los votos para invocar la carta democrática-, lo que contribuyó a que esta crisis escalara hasta este punto.
La comunidad internacional debe actuar en ámbitos muy precisos. El régimen de Maduro y cualquier actuación que derive de esta “asamblea” no debe ser reconocido, lo que sería un paso importante para denunciar su ilegitimidad. También parece necesario reconocer que los altos funcionarios del régimen deben ser objeto de sanciones concretas. El gobierno de Estados Unidos, que denunció allí la existencia de una dictadura, ha congelado los activos financieros de los principales jerarcas, además de retirarles sus visas. La legislación internacional de derechos humanos, que ha asentado la doctrina de crímenes de lesa humanidad cometidos por funcionarios del Estado, parece encontrar en este caso perfecto correlato, y los mecanismos para hacerla efectiva deberían ser puestos en marcha a la brevedad.
La mayor parte de los países de la región ha reaccionado con dureza ante esta asamblea constituyente. El gobierno de Chile, si bien declaró como “ilegítimo” este proceso, no ha sido todo lo categórico que se hubiera esperado, como sí lo fueron Perú y Argentina, que no la reconocerán. Nuestro país ha hecho una opción explícita por la defensa de la democracia y las libertades, y ante una violación flagrante de estos principios su voz debe ser más clara.
Editorial La Tercera.